Envío sin costo a todo México

Seguimiento de tu pedido en: hola.biomattress@quinio.io

¿Qué colchón elegir para quitar el dolor de espalda?

¿Qué colchón elegir para quitar el dolor de espalda?

Alejandro Pelaez |

Para tomar la decisión acertada a la hora de elegir un buen colchón para quitar el dolor de espalda, es necesario centrarse en las características y necesidades del usuario.

No hay una fórmula o descripción específica acerca de qué colchón mejorará la condición de nuestra espalda.

Es importante conocer de dónde proviene el dolor de espalda.

Si es por descansar en un colchón ya deteriorado con prolongado uso que amerite cambio o si es por alguna patología a nivel de la columna, tendremos una característica de gran valor en la elección del colchón.

Para comprar un colchón que llene nuestras expectativas y pueda disminuir el dolor de espalda, debemos revisar que proporcione un equilibrio entre soporte y comodidad. Además, sus especificaciones, materiales de fabricación y garantía.

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

La espalda puede resentirse o lesionarse por malas posturas que tenemos al dormir, al estar tanto tiempo sentado ya sea por el home office, algún oficio o en la oficina.

Las causas del dolor de espalda pueden ser consecuencia de:

  • Malas posturas al dormir: 

Dormir en una mala postura puede tener consecuencias negativas significativas para la salud. La posición inadecuada de la espalda, el cuello o las extremidades puede llevar a la tensión muscular, la compresión de los nervios y la rigidez articular.

  • Malas posturas en el trabajo:

La carga excesiva de peso y una postura incorrecta pueden provocar lesiones en la espalda, hombros y articulaciones, como hernias de disco, esguinces y distensiones musculares. Además, pueden dar lugar a fatiga crónica, deterioro de la fuerza y resistencia muscular

  • Muchas horas sentado: 

La falta de movimiento puede provocar problemas de postura, rigidez muscular y, a largo plazo, aumentar el riesgo de trastornos musculoesqueléticos como el dolor lumbar y el síndrome del túnel carpiano.

  • Estrés acumulado: 

La tensión crónica en los músculos y las estructuras de la espalda, causada por factores como una mala postura, sobrecarga o situaciones estresantes, puede desencadenar dolor crónico en la espalda y los hombros. Esto, a su vez, puede llevar a una disminución de la movilidad, rigidez y un menor rango de movimiento.

¿Qué hacer para aliviar el dolor de espalda?

Hay procedimientos relacionados con las posturas que solo dependen de ti. 

Si quieres minimizar o desaparecer tu dolor de espalda puedes, por ejemplo:

  • Elegir una buena posición al estar de pie, no encorvarse y mantener una posición pélvica neutra.
  • Para descargar la tensión de la zona lumbar se pueden alternar los pies sobre un reposapiés bajo. 
  • Al sentarse utilizar una silla que ofrezca apoyo a la zona lumbar (parte baja de la espalda), de ser posible que tenga apoyabrazos.
  • Mantener las rodillas a nivel de la cadera.
  • Cambiar de posición cada media hora.
  • Si debes levantar cargas pesadas lo recomendable es hacerlo de modo que la fuerza sea ejercida por las piernas, con la espalda recta y las rodillas flexionadas. El objeto a movilizar debe estar cerca del cuerpo.
  • Realizar estiramientos lentos, apropiados a la edad, pueden ayudar a calmar un dolor y es una actividad que puedes hacer en un ínterin del trabajo o de tus tareas cotidianas.

Otro tema importante es el colchón sobre el cual “descansa” tu cuerpo.

Muchas veces no prestarle atención al colchón, si ya ha perdido sus propiedades por años de uso o falta de cuidados, hace que los dolores se agudicen durante el descanso nocturno.

O que el sueño sea inconsistente, con movimientos frecuentes, en busca de aliviar el dolor.

Un buen colchón que tiende a cubrir las necesidades de la mayoría de durmientes y que ofrece todo en uno es el colchón híbrido.

Ofrece estabilidad en su interior y ventilación mediante el mecanismo de resortes. 

Y con sus capas de diferente densidad hasta llegar a la superficial de memory foam ofrece un balance perfecto entre confort medio y comodidad en su superficie.

Este colchón puede con sus atributos, ayudar en el alivio de los dolores de espalda.

¿Qué colchón es mejor para quitar el dolor de espalda?

El mercado ofrece variedad de colchones, que con las nuevas tecnologías llegan a proporcionar un descanso increíble.

Pero el colchón solo no resuelve los dolores de espalda. 

Nuestros buenos hábitos, nuestra disposición y las indicaciones médicas, de existir, serán el engranaje necesario para aliviar tensiones y conseguir en el descanso, el broche de oro para recuperar fuerzas para la jornada siguiente.

Anteriormente se afirmaba que un colchón rígido era parte de la solución a los dolores que presentaba el durmiente en su espalda.

Vale mencionar que con un colchón firme o extra firme, cuando la persona es ligera de peso, la zona lumbar de la columna se arquea, dejando un espacio vacío entre colchón y espalda cuando la posición es boca arriba.

La zona cervical queda sin soporte y la parte posterior de las rodillas también.

Para resolver estos temas se pueden conseguir almohadas de buena calidad y con la altura justa que contribuyen a aliviar los puntos de presión.

Mantener presente que el cuello debe  formar una línea recta con la columna para evitar dolor de espalda. 

Cuando hablamos de un buen colchón para aliviar los dolores de espalda no estamos hablando de firme o blando.

Lo cierto es que nuestro cuerpo no es rígido y tiene curvas. Partiendo de este punto, veamos las mejores opciones de colchones para que decidas cuál se adapta a tus expectativas.

Memory foam: 

Este tipo de colchones siguen, abrazan, bordean la forma del cuerpo. Reúnen 2 características valoradas ante los dolores de espalda: soporte y adaptabilidad.

El diseño y densidad de la espuma memory foam reduce los puntos de presión en los hombros, espalda y piernas.

Resortes: 

Son muy resistentes debido a los resortes en su interior. No ceden fácilmente ante el peso y complexión del durmiente. Ofrecen firmeza, comodidad y amortiguación.

Dándole los cuidados esenciales que todo colchón requiere esta opción puede ser excelente para personas con gran peso.

Señales para saber cuándo es necesario cambiar el colchón

Los colchones tienen una vida útil de entre 8 y 10 años. Los materiales y la tecnología utilizada en su fabricación, el mantenimiento y cuidados que se les provea y el uso puede aumentar o disminuir su utilidad.

Cuando un colchón pierde firmeza, altura y sujeción del cuerpo es necesario cambiarlo.

Aparte es necesario analizar otras situaciones como:

  • El cansancio en la mañana, puede ser revelador de que algo no anda bien con tu colchón.
  • Si no logras conciliar el sueño profundo y reparador que necesita tu cuerpo y la noche se hace interminable entre vuelta y vuelta es necesario descartar cualquier malestar, gripe, preocupación o dolor que pueda alterarte.
  • Si todo está en orden pero tu descanso no es posible será necesario cambiar tu colchón.
  • Si duermes corrido, en aparente tranquilidad pero igual presentas cansancio al levantarte y dolores corporales tal vez sea indicativo de que necesitas un nuevo colchón.
  • Si a simple vista observas un bache, hueco o deformidad en el colchón, no hay duda de que ha llegado el momento de cambiarlo.
  • Si las malas posturas que puedes adoptar cuando estás sentado o de pie también las adoptas cuando estás acostado por las deformidades del colchón, tu columna terminará inevitablemente afectada.

Este cansancio, producto del mal dormir, puede llevarte a afecciones a nivel físico, psicológico y emocional.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar un colchón?

A la hora de comprar un nuevo colchón es necesario tomar en consideración las necesidades del durmiente.

Analizar características como su peso, sus posturas y hábitos, si comparte el colchón y si sufre de dolores de espalda.

Veamos algunos  a tomar en cuenta:

  • Las personas de complexión mayor  necesitan un colchón más firme. Las de complexión menor son aptas para un colchón más blando.
  • La postura es vital a la hora de elegir un nuevo colchón. La más asociada para el alivio del dolor de espalda es de lado, por ser la mejor forma de respetar la curvatura normal de la columna.
  • La termorregulación es otro factor muy decisivo. Si eres una persona friolenta te va muy bien un colchón memory foam. Para personas que tienden a sufrir de calor son recomendables los colchones de resortes o colchón de memory con una capa de gel como el Gravity o Cool gel.
  • Para personas mayores, los colchones blandos son una buena opción porque evitan los puntos de presión. Para niños y jóvenes se pueden adquirir colchones de firmeza media.

¿Dónde comprar un buen colchón para tu espalda?

Puedes conseguir un colchón adaptado a tus necesidades en las tiendas especializadas.

Las tiendas online son una maravilla para este tipo de compras. Muestran sus productos con todas las especificaciones posibles, facilitando la elección del colchón. 

Ofrecen diferentes métodos de pago, incluso a través de cuotas. Además lo llevan hasta tu casa y ofrecen políticas de garantía por defectos de fábrica. 

Además te ofrecen complementos que pueden ayudar en la búsqueda de disminuir los dolores de espalda.